normativa europea puertas automaticas

Normativa europea sobre puertas automáticas

La normativa de puertas automáticas obliga a que todas las puertas de garaje e industriales, independientemente de que sean automáticas o manuales, deben estar certificadas por técnicos autorizados. ¿Lo sabías? Además, dichas puertas deben llevar su correspondiente marcado CE.

La importancia de cumplir la normativa de puertas automáticas

Es fundamental cumplir con la normativa europea correspondiente, que establece los requisitos de seguridad para puertas, barreras y portones. Debe acreditarse el cumplimiento de todos los requisitos técnicos, tales como la fuerza para la maniobra manual, la resistencia mecánica o la protección en caso de interrupciones del suministro eléctrico.

Debes ser consciente de que si una puerta automática no cuenta con la certificación correspondiente, se pueden producir daños o perjuicios que provocarán responsabilidades civiles o, incluso, penales. Dichas responsabilidades irán dirigidas a los encargados del montaje o hacia la directiva de la junta de propietarios, si existiera.

¿Es necesario que adaptes la puerta de tu garaje a las nuevas normativas de seguridad? Aquellas puertas instaladas desde 2005 deberían estar equipadas con todos los elementos de seguridad correspondiente. Por tanto, no hará falta ningún tipo de adaptación.

Para las puertas más antiguas que requieran de una modificación de importancia (como el cambio de motor o la modificación del tipo de puerta, por ejemplo) sí que tendrán que adaptarse a las nuevas normas.

Concretamente, es obligatorio contar con determinada documentación (factura que detalle los elementos instalados, una declaración de conformidad sellada y firmada y un manual de uso y de mantenimiento). Además, en la puerta tiene que estar fijada una placa identificativa con la marca CE.

Otros elementos que regula la normativa legal son la eliminación de riesgos potenciales, medidas preventivas u otros requerimientos de seguridad.

  • El marcado CE: El Certificado CE es un documento que acredita la calidad y seguridad de los productos de construcción y, en nuestro caso, de las puertas automáticas. Este certificado te asegura que el elemento cumple con todos los requisitos legales. La colocación de este certificado implica que el fabricante asume la responsabilidad sobre las prestaciones que ofrece la puerta.
  • Eliminación de riesgos potenciales: No pueden existir puntos de aplastamiento o de corte (o deben ir equipados con dispositivos de protección). Pueden colocarse sensores de movimiento en la puerta. De esta manera, si se detecta un obstáculo, la puerta detiene su movimiento.
  • Medidas preventivas: La norma comunitaria obliga a establecer distancias de seguridad, protección mecánica o a poder maniobrar la puerta en modo hombre presente.
  • Requerimientos de seguridad: Aquellas puertas que realicen un movimiento vertical no pueden tener un punto que pueda agarrar a una persona y que sea levantada. Además, las puertas motorizadas deben estar protegidas de contactos eléctricos y del fuego.

A modo de conclusión, la normativa de puertas automáticas obliga a implementar elevados estándares de seguridad. De esta forma se pueden prevenir graves accidentes. Ponte en contacto con nosotros si necesitas más información.

Sin comentarios

Añadir un comentario